Presentación del blog

¡Saludos a tod@s!

Como su mismo nombre indica, este blog está destinado a recoger, paso a paso, todas mis salida, excursiones, rutas y viajes. Siempre a pié. Pequeñas escapadas, visitas a pueblos, rutas cortas, largos recorridos... Pero siempre a pie.

Mi idea es dar a conocer y compartir con todos mis lectores esos maravillosos rincones que muchos desconocemos y pasamos por alto, cuando están ahí, muy cerca de nosotros. O no tan cerca...


jueves, 29 de mayo de 2014

CAMINO DE SANTIAGO - Etapa 3 - Pamplona - Puente la Reina

4 de mayo de 2014
Tercera etapa del Camino de Santiago: Pamplona - Puente la Reina.
Recorrido: 24 km.
Etapa sin demasiadas complicaciones, con excepción del Alto del Perdón.
Haciendo clic en este enlace, podréis disfrutar de la particular visión de esta etapa de Francesc, uno de mis compañeros de ruta.

LA CRÓNICA DE FRANCESC

Y... La sorpresa de Joan Sanjoan. Una preciosa poesía que perdurará en nuestras memorias....

ALS TROTACAMINS QUE VAN INICIAR EL CAMÍ DE SANT JAUME

Tras dos día de incesante lluvia, hoy ha amanecido un día radiante. Así que, nos levantamos con las primeras luces del día, abandonamos la pensión y buscamos un bar donde tomar ese acostumbrado café matutino. Pero es domingo, y todos los bares están cerrados a estas horas de la mañana, por lo que decidimos iniciar la ruta y dejarlo para más adelante (que remedio...).
En un par de minutos nos encontramos atravesando el campus de la Universidad de Navarra, una joya de jardines cuya belleza se ve acentuada con los primeros rayos del sol naciente.

Los primeros rayos del sol naciente iluminando
estos preciosos jardines.

Admiramos grandes árboles, setos muy bien recortados, arbustos y plantas en floración y magníficos edificios universitarios.
Dejamos los terrenos de esta universidad y atravesamos el río Sadar por el puente de Acella.

Puente de Acella.

Seguimos adelante por camino llano hasta que, tras un suave ascenso, llegamos a Cizur Menor, población de la Cendea de Cizur.
Os aclaro que, una cendea es un término tradicional utilizado en Navarra para designar al conjunto de varios pueblos que componen un sólo ayuntamiento.
A la entrada de Cizur Menor, a la izquierda, se encuentra la iglesia de San Miguel, que tiene adosada una torre militar fortificada.
Bueno, aquí podemos tomar nuestro habitual café matutino y ya puestos, desayunar un poco. Tenemos por delante el ascenso al Alto del Perdón.
Abandonamos Cizur Menor y nos encontramos atravesando inmensos campos de cereales que, movidos por el viento, se asemejan a un verde mar sin fin.

Pamplona se aleja a cada paso que damos. Los campos de
cereales nos rodean.

La pista empieza a ascender muy suavemente. Y las vistas no tardan en ganar belleza. El radiante día propicia que podamos disfrutar de una excelentes panorámicas. Por detrás nuestro queda Pamplona, y por delante la Sierra del Perdón, barrera natural entre la Cuenca de Pamplona y Valdizarbe.
Pasaremos por Zariquiegui, donde se encuentra la fuente de Gambellacos, a la que se conoce comunmente con el nombre de la Reniega. Una bonita leyenda adorna a esta fuente.
"Se cuenta que, en este lugar, el diablo ofreció agua a un peregrino sediento a cambio de que renegara de Diós, la Virgen y Santiago. El peregrino, medio moribundo, despreció el agua y rezó hasta que el demonio se fue y apareció la fuente que le sació."
Desde entonces, todos los peregrinos pueden saciar su sed en ella.
A partir de aquí se inicia el verdadero ascenso al Alto del Perdón. La pista ancha,  llana y rodeada de campos de cereales que hemos seguido hasta ahora, se convierte en un sendero pedregoso que asciende, en algunos tramos, en pendiente bastante pronunciada.
Pero no nos acobarda. Con un gran parque eólico presidiendo la Sierra del Perdón y la mirada en nuestro objetivo, iniciamos el ascenso.

Un gran parque eólico corona toda la cresta.

El grupo se estira. Francesc va por delante. Con un pie dolorido que le hace caminar más despacio, desde Cizur Menor decide no entretenerse demasiado y dejar que le atrapemos más adelante.
Joan camina en solitario con la ilusión de llegar segundo, pero es adelantado por Salva en los últimos metros. Van llegando Pepi, Dolors y Domenech, y allá arriba despliegan una gran senyera.

Un sitio perfecto para mostrar nuestra identidad.

Josep María y yo vamos a un paso más lento y nos juntamos con ellos arriba. Todos excepto Francesc, al que no vemos por ningún lado y suponemos ya en descenso hacia Puente la Reina..
El viento sopla con ganas y los molinos del parque eólico giran y zumban con fuerza.
En la cima del Alto del Perdón hay una original obra realizada en chapa por el artista Vicente Galbete, y que muestra una caravana de peregrinos de distintas épocas representando la evolución del Camino a lo largo de su historia.

Original obra del artista Vicente Galbete

Las vistas desde este lugar son excepcionales y todo el conjunto invita a hacer un alto y disfrutar de la profundidad del paisaje con la atención que se merece. Pero el fuerte viento molesta un poco e iniciamos el descenso.
Un poco preocupados hacemos una llamada al móvil de Francesc. Nos tranquiliza saber que está bien, que sigue dolorido pero avanzando.
Empezamos a descender por un empinado sendero lleno de piedras que pone a prueba nuestras rodillas y nuestro equilibrio.
Cuando la pendiente se suaviza, pasamos por Uterga, Muruzábal y llegamos a Obanos.
Desde Muruzábal, es posible desviarse hasta la ermita de Eunate, que se encuentra a poco más de dos kilómetros. Pero decidimos pasarla por alto y seguir hacia Obanos.
En Obanos se juntan dos importantes ramales de la ruta jacobea: el de Somport y el de Roncesvalles.

Iglesia de San Juan Bautista, en Obanos.

Pasamos por el arco de la Puerta de Obanos y continuamos por la vega del río Robo hasta la entrada de Puente la Reina, donde por fin nos reunimos con Francesc.
Vamos tarde y atravesamos esta población rápidamente con intención de registrarnos en el albergue que ha reservado Francesc y comer. Lo conseguimos por los pelos. La cocina está a punto de cerrar.
Por la tarde una relajante visita a esta bonita población y de regreso al albergue, una sorpresa.
Joan, que se había quedado a descansar, nos deleita con la lectura de una bonita poesía que ha escrito durante nuestra ausencia. Gracias Joan.

Puente de la Reina. Una población de excepcional belleza.

Y ya sólo queda ponerse a descansar. Mañana nos espera la cuarta y última etapa. Y no es muy plana, precisamente...

No hay comentarios:

Publicar un comentario