Presentación del blog

¡Saludos a tod@s!

Como su mismo nombre indica, este blog está destinado a recoger, paso a paso, todas mis salida, excursiones, rutas y viajes. Siempre a pié. Pequeñas escapadas, visitas a pueblos, rutas cortas, largos recorridos... Pero siempre a pie.

Mi idea es dar a conocer y compartir con todos mis lectores esos maravillosos rincones que muchos desconocemos y pasamos por alto, cuando están ahí, muy cerca de nosotros. O no tan cerca...


domingo, 25 de octubre de 2015

TAVERTET - Puig de la Força - Riera de Balà - Morro de l'Abella - Tavertet ( La ruta maldita)

Ruta realizada el domingo 25 de octubre de 2015.
Recorrido: 12 km y 850 metros de desnivel
Caminantes: Julio, Josep, Joan, Angi, Olga, Ana y yo.

Los intrépidos aventureros

Esta es una ruta fantástica, visualmente extraordinaria. Una de las más hermosas que he hecho.
Ya es la segunda vez que la hago. Aunque en ninguna de las dos ocasiones he podido terminarla con luz diurna. Por eso la llamo la ruta maldita. ¿Porqué, haciendo una ruta de apenas 12 km se nos hace de noche? Porque nos embobamos disfrutando de las espléndidas vistas y de cada uno de los rincones que descubrimos a nuestro paso, y no podemos dejar de hacer fotos a un paisaje que parece posar para nosotros...
Partimos de Tavertet.

Iglesia de Tavertet

Dejamos el coche en un gran aparcamiento que hay justo a la entrada del pueblo (para salir hay que pagar un euro), atravesamos el pequeño pueblo y nos detenemos a hacer un par de fotos a la iglesia y a algún rincón con mucho encanto (ya empezamos...)

El otoño viste de gala algunos rincones

Al final de una larga calle empezamos nuestro camino, maravillados desde un principio por la altura y la majestuosidad de los riscos que se abren ante nosotros.
Por el Coll de Malla y el Portell Sestrat, empezamos a reseguir el contorno dels Cingles del Pla de Dalt del Castell, que son una parte del Cingles de Tavertet.
No hay palabras para describir tanta belleza.

Verticalidad extrema

Todo y que el día no está muy claro (la niebla se entesta en querer ocultar la belleza del paisaje a nuestros ojos), disfrutamos de grandes panorámicas, con el pantano de Sau al fondo, a muchos metros por debajo de nuestros pies.

La niebla difumina un poco el paisaje.

Imposible sustraernos a tanta belleza


Seguimos bordeando el Pla del Castell, rodeamos el Turó del Castell (en su cima hay los restos de un castillo pero no lo visitamos), y un poco más adelante se nos presenta un "pequeño" problema: debemos encontrar un paso por el que descender un poco y pasar por unas balmas inmensas hasta llegar al Collet del Puig de la Força.
La primera vez que hice esta ruta con mis hijas no tuve ningún problema, peeeeero......
En esta ocasión no había manera de pillar el camino correcto.

Costó de encontrar, pero su belleza
es excepcional

El desvío lo encontramos fácilmente, está señalado con un gran hito de piedras. Pero tras descender unos metros y cruzarnos con un sendero, el GPS parece volverse loco (esos "rebotes" son muy normales en esa clase de terrenos), y no había manera de encontrar la dirección correcta. Además, el lugar estaba lleno de caminos y senderos que se difuminaban como por arte de magia y no llevaban a ningún sitio. Dimos varias vueltas, volvimos a la pista por la que habíamos venido en un intento de resituarnos, avanzamos y retrocedimos varias veces..... Por fortuna un par de intrépidos compañeros se avanzaron un poco y hallaron el buen camino....

Por fortuna la Ana nos sujetó la piedrecita
para que pudiéramos pasar....

Creo que ahí perdimos una hora tontamente, hasta que por fin nos resituamos correctamente...
Por ese camino, encastado en la pared rocosa, pasamos por unas impresionantes baumas y llegamos al Collet del Puig de la Força.
En este punto tenemos tres opciones:
-Rodear el Puig de la Força, pasando por preciosas baumas, un estrecho paso equipado con cuerdas y cadenas y un precioso bosquecillo.

Genial....

-Ascender unos pocos metros por un empinado sendero, hasta la cima del Puig de la Força y disfrutar de espectaculares vistas.

Vistas desde la cima del Puig de la Força

-Tomar un sendero que, en fuerte descenso nos lleva hasta el pantano.
Por descontado que nosotros seguimos las tres opciones....
Primero subimos a la cima. La niebla se está disipando y podemos disfrutar de vistas que nos hacen estremecer. Creo que no quedó ningún rincón de esta cima por recorrer, incluidos algunos promontorios rocosos desde los que tenemos preciosas vistas sobre els Cingles de Santa Cília (de color rojizo), la Riera de Balà y el Pantano.

El pantano de Sau en todo su esplendor.
La niebla ha levantado y nos permite espectaculares vistas.

Descendemos y ahora rodeamos el Puig de la Força, por un estrecho sendero, en algunos tramos un poco aéreo, equipado con cuerdas y cadenas para facilitar el paso.
Y finalmente empezamos el descenso, en muy fuerte pendiente, hasta llegar a una ancha pista forestal que bordea el pantano.
No vemos el agua, nos separa de ella una porción de tierra arbolada, pero se agradece caminar un poco por terreno llano...
Llegamos a la Riera de Balá, con poquísima agua. ¡Qué diferente de cuando la visitamos en la anterior ocasión!

La Riera de Balà, apenas sin agua, pero
conservando todo su encanto.


La misma riera, en febrero.

La misma Riera de Balà, a principios de febrero de este año.


Sin ningún problema en esta ocasión, cruzamos la riera y enfilamos un fuerte ascenso hasta la parte media del Cingle de la Perereda, por el que transitamos por un camino encastado en las rocas, bajo impresionantes baumas y esquivando rocas, árboles y toda clase de obstáculos.

Curiosa formación rocosa. Cual gigante pétreo
parece vigilar los pasos de los osados caminantes...

Pero antes de adentrarnos en este camino, una visita obligada que me quedó pendiente en mi anterior ruta: el impresionante "Morro de l'Abella"
Esta es una singular formación rocosa, muy estrecha y que forma una especie de balconada de altas y verticales paredes sobre la Riera de Balà.

El Morro de l'Abella.
Espectacular....

Tan impresionante que no somos capaces de sustraernos al hipnotismo del lugar, ni de danzar de roca en roca, en busca de diferentes puntos de vista. Un lujo para nuestros sentidos!!
Lástima que por la sequía de este año, el impresionante Salt de Tirabous está completamente seco. Sólo en su poza queda algo de agua.... Pero no deja de impresionar.

Salt de Tirabous, seco. Sólo la poza conserva
un poco de agua.

Un buen sitio para recuperar fuerzas con algo de comida, y como no, con unos chupitos de poción mágica, obra de Julio Santiago, que nos cargan las pilas a tope y nos permiten seguir adelante con un buen humor insuperable, a pesar de que la luz del sol cada vez está más baja y ya sé que de nuevo se nos va a hacer de noche. Pero no cambio estos momentos por nada del mundo, y ya sé que la carretera está unos metros por encima de nuestras cabezas. Si hace falta, sólo hay que buscar algún canal y ascender hasta ella.

El Puig de la Força ya queda lejos. Pero no deja de fascinarnos su belleza.

Dejamos el impresionante mirador del Morro de l'Abella y tomamos el sendero encastado en la roca, admirando la grandiosidad de algunas baumas, el Sot de Balà a nuestros piés, y el Pla del Castell y el Turó del Castell frente a nosotros. No hay palabras....

Tremenda la magnitud de algunos tramos....

Pero.... llegamos a lo que parece el final del sendero, puesto que queda cortado.
Por fortuna, un par de tramos de escalera de hierro empotrada en la pared rocosa y una cuerda al final, nos ayudan a salvar un tramo en vertical en esta pared.
Es en este punto en el que le pido perdón a mi compañera Angy por el mal trago que le hice pasar, puesto que le dan miedo las alturas y los pasos aéreos....
Superado este paso, la noche se nos viene encima.

Al fondo, el Morro de l'Abella. La noche se nos echa
encima y decido guardar la cámara.
Hay muy poca luz, y mi pulso es nefasto---

Seguimos un poco más, y más adelante vemos que el Salt del Molí Bernat, no muy lejos de donde estamos, no lleva nada de agua, por lo que decidimos salir del bosque, buscar un paso hacia la carretera (apenas a 20 metros por encima de nosotros), regresar al pueblo y dar por finalizada la ruta.
Como he dicho antes, esta ruta se me resiste. No hay manera de acabarla con luz de día.
Aunque hoy, a pesar de todo, hemos disfrutado como niños.
Y os aseguro que volveré.
Esto ya es un reto que tengo pendiente....
Una ruta genial para disfrutar de fantásticas vistas y rincones encantadores. Sólo hay que programar mejor el tiempo para que no se nos haga de noche, o.... disfrutar de todo su encanto como niños y hacer el último km por la carretera....
Puesto que sigo teniendo problemas con los pases de diapositivas de Picasa, os ejo un enlace para que podáis ver todas las fotos.

PARA VER TODAS LAS FOTOS CLIC AQUÍ


4 comentarios:

  1. María Clara quina ruta tan espectacular dona, m'ha encantat tot el recorregut, hi ha trams molt espectaculars! Aquesta ruta la tindré molt present per fer-la durant l'hivern si es possible. Salut i cames!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M'alegro que t'hagi agradat, Daniel. També jo l'he de tornar a fer. He de conseguir acabar-la amb llum de dia, i hi ha un parell de racons que no ens va donar temps de visitar, entre ells una cova i un altre salt 'aigua. Però esperaré a tenir garanties que els salts vagint plens.... Salut i cames!

      Eliminar
  2. Espectacular ruta y maravillosas fotos.Enhorabuena, y un saludo desde Asturias

    ResponderEliminar
  3. Espectacular ruta y maravillosas fotos.Enhorabuena, y un saludo desde Asturias

    ResponderEliminar