Presentación del blog

¡Saludos a tod@s!

Como su mismo nombre indica, este blog está destinado a recoger, paso a paso, todas mis salida, excursiones, rutas y viajes. Siempre a pié. Pequeñas escapadas, visitas a pueblos, rutas cortas, largos recorridos... Pero siempre a pie.

Mi idea es dar a conocer y compartir con todos mis lectores esos maravillosos rincones que muchos desconocemos y pasamos por alto, cuando están ahí, muy cerca de nosotros. O no tan cerca...


sábado, 16 de mayo de 2015

MONTSERRAT - Coll de Can Maçana - Les Agulles - Els Frares Encantats - Refugi Vicenç Barbé - Coll de Can Maçana

Ruta realizada el día 16 de mayo de 2015
Recorrido: Unos 15 km
Caminantes: Equipo del Caminant per Catalunya y Trotacamins.

Una ruta excepcional. Y no sólo por los paisajes, las vistas y el recorrido. Lo que más me gustó fue pasar por unos tramos de vía equipada y unos pasos técnicos.
Me fascinó esa vertiente agreste y salvaje del Macizo de Montserrat. Y esta es una caminada muy completa, por caminos, senderos, trepando por las paredes rocosas, por pasos equipados con un alto grado de dificultad... Una gozada para los que nos gusta la aventura...

Impresionante la verticalidad de esas paredes rocosas.


Un día radiante nos saluda de buena mañana. Intuimos que las vistas van a ser fantásticas.
Aparcamos los coches el el pàrking del Coll de can Maçana y empezamos la ruta.
La Roca Foradada y La Cadireta son las primeras formaciones rocosas que llaman nuestra atención por sus curiosas formas.

La Cadireta y La Foradada

Caminamos por plácidos senderos, admirando las bellas siluetas de Les Agulles, esas impresionantes y afiladas moles rocosas que se alzan desafiantes sobre nuestras cabezas. Todas ellas tienen un nombre.
Agulla del Capdamunt,l'Esquèlet, les Bessones, la Corona de la Reina.... Pero el buen camino se acaba y empezamos un constante sube y baja que será la nota dominante de hoy.
Tras la primera fuerte subida decidimos hacer un pequeño tentempié para recuperar fuerzas (las vamos a necesitar...)

Hay que darle energía a esos cuerpos

Seguimos por escarpados caminos, con vistas de vértigo entre las altas y afiladas agujas de piedra.
Llegamos als Frares Encantats. El Lloro, El Bisbe, La Monja, El Frare.... Cada gran roca con un nombre que hace referencia (más o menos) a su forma...
Encontramos los primeros tramos equipados con cuerdas. Estrechos y verticales canales en los que hay utilizar toda la fuerza de los brazos para trepar por unas paredes verticales, casi sin nada de apoyo para los pies y que en algunos puntos tenemos que acabar pasando por dentro de un agujero de las rocas para acabar de llegar arriba.

Trepando, subiendo, por el agujero....

Y tras una subida, viene una bajada. En las mismas condiciones, claro. Más cuerdas, cadenas y nuestra fuerza para sujetarnos y no bajar rodando...
Agujeros tan estrechos que no permiten el paso del caminante con la mochila en la espalda, por lo que entra en juego el ayudarnos unos a otros pasando las mochilas y haciendo malabares para pasar estos complicados pasos.

Un nuevo tramo de cuerdas en pared casi
vertical, por otro agujero.

Pero a pesar de la dificultad del camino, nos divertimos como niños.
Aunque lo mejor está por llegar. Un tramo equipado con unas barras, grapas y unas cadenas, en descenso.

Perfectamente señalizado.

Sólo de verlo da un poco de miedo. La pared es completamente vertical. Las barras están muy separadas y de nuevo hay que hacer uso de la fuerza de brazos y de la habilidad para superar ese obstáculo.

Un nuevo paso complicado, esta vez de bajada

A partir de aquí el camino se suaviza un poco, hasta el refugio Vicens Barbé.
Un buen punto para un descanso y una merecida cerveza.

Refugi Vicens Barbé

Hacemos amistad con el guarda, un chico joven que nos acompaña hasta l'Avenc dels Pouetons.
Esta sima es una de las cavidades más importantes de Catalunya, con unos 123 metros de profundidad y unos 337 de recorrido en sus galerías.

Avenc dels Pouetons

Volvemos al refugio, nos despedimos de los guardas y tomamos el camino de regreso al párking.
Salvamos el desnivel de un par de torrentes (sin una gota de agua) y llegamos al Coll de Guirló, punto en el que nos encontramos con el camino por el que habíamos venido esta mañana. Sólo nos faltará deshacerlo para llegar a los coches.

Menhir, en La Diablera

Antes de llegar nos desviamos unos pocos metros para visitar la zona arqueológica de la Diablera, intentando encontrar un dolmen (que al final no fuimos capaces de encontrar...). Aunque lo que sí tuvimos ocasión de ver fueron un par de esquivas cabras...
Y finalmente llegamos a los coches y al final de la ruta de hoy.
Una excepcional ruta, con unas vistas fantásticas, tanto del entorno ( la montaña y sus curiosas formaciones rocosas), como paisajistas.
Preciosos rincones.
Caminos, senderos, vías y pasos complicados pero muy divertidos.
Dicen queMontserrat es una Montaña Mágica, y tienen toda la razón....
Hasta la próxima, amigos!

1 comentario:

  1. un estupendo dia para unas grandes vistas, un buen reportage clara

    ResponderEliminar