Presentación del blog

¡Saludos a tod@s!

Como su mismo nombre indica, este blog está destinado a recoger, paso a paso, todas mis salida, excursiones, rutas y viajes. Siempre a pié. Pequeñas escapadas, visitas a pueblos, rutas cortas, largos recorridos... Pero siempre a pie.

Mi idea es dar a conocer y compartir con todos mis lectores esos maravillosos rincones que muchos desconocemos y pasamos por alto, cuando están ahí, muy cerca de nosotros. O no tan cerca...


lunes, 20 de abril de 2015

PRADES - Ermitas de St Antoni, St Roc y de l'Abellera - Roques dels Corbs y del Gríngol - Coves d'en Pere - Tossal de la Baltasana - Prades

Ruta realizada el día 18 de abril de 2015
Trotacamins y Caminant per Catalunya
Recorrido: Unos 12 km

La distancia hasta Prades es larga, por lo que
hay que madrugar un poquito....
Campanario de la iglesia de Cànoves.
6'30 de la mañana

Una preciosa ruta realizada con el equipo de grabación del Caminant per Catalunya y Trotacamins.
Lo cierto es que a casi todos nos ha sorprendido muy gratamente le zona que hemos recorrido.
A veces tenemos ideas preconcebidas erróneas de aquello que no conocemos, al menos este era mi caso.
Muntanyes de Prades, Tarragona.... no conocía en absoluto esta zona y la idea de ella que yo tenía era la de un territorio seco y con poco interés.... Menudo error!!
Muntanyes de Prades posee un rico patrimonio cultural, histórico y paisajista, con gran cantidad de elementos de interés dignos de ser visitados y conocidos por todos.

Una vista de la Plaza Mayor de Prades y de la imponente iglesia parroquial,
 dedicada a Santa María, construida con piedra roja,
típica de esta zona.

Una de las causas de este desconocimiento del territorio, puede estar en el aislamiento de estos pueblos hasta hace pocos años. Por Prades no pasan autopistas ni autovías, y llegar a estos lugares era difícil por la escasez de carreteras y su mal estado. Por fortuna, en los últimos años, la red de carreteras de acceso se ha acondicionado y ampliado. Pero siguen siendo zonas no muy conocidas por los amantes del senderismo (sobretodo los más alejados). Hace falta que los que las visitamos las demos a conocer.

Circular por esas carreteras supone poder disfrutar de
hermosos paisajes.

Llegamos a la bonita población de Prades, aparcamos los coches y empezamos la ruta.

Vista de la población de Prades.

Los primeros puntos de interés lo encontramos a las afueras del pueblo: la ermita de Sant Antoni, y un poco más adelante, la de Sant Roc.

Ermita de Sant Antoni.

 La sencillez impera en estas dos pequeñas ermitas.

Ermita de Sant Roc

Seguimos camino y no tardamos en llegar al recinto de la ermita de l'Abellera.
Un párking (se puede llegar con coche), Una zona de pic-nic con mesas y bancos, y una sorpresa. El recinto donde se encuentra esta ermita está cerrado y no podemos acceder a su interior. Sólo la vemos a través de una pequeña mirilla que hay en la puerta.
Unos caminantes nos informan de que se cerró el recinto hace cosa de un mes a causa de unos actos vandálicos. Algunas imágenes y objetos fueron robados... Parece mentira que haya gente tan estúpida e ignorante...
Nos comentan que podemos pedir la llave en el pueblo, en el bar Tomaset.
Acordamos hacerlo así al final de la ruta y aprovechamos para reponer fuerzas con el preceptivo desayuno.

Recuperando fuerzas......

Con las pilas cargadas, retomamos el camino y pasamos por la "Roca dels Corbs" (Roca de los cuervos)
Es de suponer que el nombre le venga por alguna colonia de esos pájaros...
La verdad es que esos grandes peñascos imponen. Parecen las cabezas de unos gigantes malhumorados, a punto de saltar sobre los que pasen por el camino.

Roca dels Corbs (Roca de los Cuervos)
Como gigantes entre la maleza, controlando a todo aquel
que pase por el camino.....

Un poco más adelante encontramos la caseta del Pocurull. A penas quedan un par de paredes en pié de lo que en sus tiempos debió de ser una barraca o algo parecido.
Seguimos caminando, ahora en busca de la Font y la Bassa del Celestino. Pero poco antes de llegar al lugar, al pasar por delante de una casa cercana, nos ofrecen agua fresca y nos informan de que esa fuente está seca.
Aprovechamos y reponemos agua y seguimos nuestro camino.
Llegamos a una pronunciada curva de la pista forestal que gira  hacia la izquierda, donde empieza un sendero ascendente hacia la derecha. Lo seguimos (luego volveremos a aquí), y llegamos a la roca del Gríngol. Se trata de una curiosa formación rocosa, un alto peñasco, de altas y verticales paredes....

Roca del Gríngol

Junto a él otra gran formación rocosa a la que trepamos. Desde lo alto disfrutamos de estupendas vistas. Y debajo de esta gran roca, vemos los restos de lo que se supone fue un corral o refugio para el ganado.

Los restos de lo que fue un refugio de ganado.

Una fuente es nuestro próximo objetivo. La del Mas d'en Pagès. No tardamos en encontrarla... seca!
Sólo algunas gotas se deslizan por el caño.
Hay que volver a la pista forestal y seguir por ella.
Poco más de 300 metros y llegamos a les Coves d'en Pere.
Se trata de una masía que se construyó aprovechando unas grandes cuevas naturales y de la que apenas quedan los restos de algunas paredes y las marcas del sitio donde estuvieron encajadas las vigas.

La cueva con los restos de los muros y, en la parte superior
de la apertura grande, los agujeros donde estuvieron
encajadas las vigas que sujetaban el techo.

El sitio es espectacular, por su grandeza y por la habilidad y el ingenio de quienes aprovecharon esos refugios naturales como soporte y parte de una vivienda. Vale la pena dedicarle una buena visita y recorrer todos sus recovecos...
Cuando volvemos al camino, ya tenemos cerca el Tossal de la Baltasana.
Este es el punto más alto de la ruta de hoy.
Con sus 1.201 m, es el monte más alto de Muntanyes de Prades y a la vez techo comarcal, del Baix Camp y de la Conca de Barberà.
Alcanzamos esta cima sin excesiva dificultad y disfrutamos de excelentes vistas a los cuatro vientos. Y vemos que la población de Prades está a nuestros pies, por lo que llegó la hora de iniciar el descenso.

Tossal de la Baltasana.
El descenso se hace por un bonito y serpenteante sendero, en pronunciada pendiente pero cómodo de caminar.

El descenso hasta el pueblo se hace por
senderos de gran belleza.

Atravesamos un bosque de melojo, rebollo, o roble rebollo.... (roure reboll). Ésta es la única colonia de esta variedad de roble de toda Catalunya. En esta época del año, sus troncos están completamente desnudos de hojas y cubiertos de líquenes, lo que les da una apariencia casi fantasmagórica. Parecen completamente muertos. Pero no tardará en producirse el milagro y sus hojas volverán a retallar con la primavera.
Llegamos al pueblo casi sin darnos cuenta.
Nos dirigimos de nuevo a la plaza, localizamos el bar Tomaset y pedimos la llave del recinto de la ermita de l'Abellera.
Dejamos un DNI a cuenta y vamos con un coche a visitar esa ermita.
Su encanto es excepcional.

Ermita de l'Abellera.

Construida al abrigo de una gran cueva natural, en una impresionante pared rocosa, junto a un precipicio de vértigo. Sencilla, pero hermosa. Un entorno encantador, presidido por las enormes rocas que, por su forma, parecen centinelas protegiendo el entorno.

Curiosa formación rocosa que, cual pétreo centinela
parece vigilar la ermita y el valle...

Hay que marchar.
Cerramos el recinto y volvemos al pueblo.
Emprendemos el regreso a casa. Aún nos queda un largo trayecto hasta casa, cosa que aprovechamos para charlar y yo para hacer algunas fotos con el móvil. No sé qué tienen esos trastos que, incluso con el movimiento del coche, son capaces de sacar fotos aceptables. De baja calidad, pero aceptables.


Fotos desde el coche en marcha. Un recuerdo extra
de la salida de hoy.

Ha sido un día fenomenal. Ha valido la pena el esfuerzo del largo trayecto para visitar esta zona.
Buen tiempo, variados puntos de interés de gran belleza, vistas impresionantes... y muy buena compañía. Se puede pedir más?

Hasta la próxima salida, amigos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario