Presentación del blog

¡Saludos a tod@s!

Como su mismo nombre indica, este blog está destinado a recoger, paso a paso, todas mis salida, excursiones, rutas y viajes. Siempre a pié. Pequeñas escapadas, visitas a pueblos, rutas cortas, largos recorridos... Pero siempre a pie.

Mi idea es dar a conocer y compartir con todos mis lectores esos maravillosos rincones que muchos desconocemos y pasamos por alto, cuando están ahí, muy cerca de nosotros. O no tan cerca...


jueves, 28 de agosto de 2014

EL PEDRAFORCA - Desde Gósol

Ruta realizada el día 16 de julio de 2014.
Recorrido: unos 10km.
Caminantes: yo misma.

Esta subida al Pedraforca fue un extra que hice mientras recorría el Camí dels Bons Homes.
Estaba en Gósol, ¿Qué menos que dedicarle una jornada a esa mítica montaña? Y eso es lo que hice.
Pasé la noche en el albergue El Molí de Gósol. Este albergue está a un kilómetro del centro del pueblo, es un antiguo molino restaurado y está situado en un entorno muy agradable.


Como siempre me levanto a primera hora e inicio la ruta con los primeros rayos del sol naciente.
Cruzo el pueblo de Gósol y me dirijo al barrio de La Guardia, donde encuentro una señal que indica el inicio del camino, un PR con señales amarillas y blancas que seguiré en todo momento.
El primer tramo, por el Coll de la Guardia,  es un poco pedregoso pero sin ninguna complicación.
En seguida empiezo a ganar altura. Las vistas empiezan a ganar belleza.

Gósol, a medida que voy ascendiendo.

Me adentro en un bosque de abetos y sigo ascendiendo.
Poco a poco, el bosque se convierte en grandes prados, y mas tarde el sendero se vuelve bastante más abrupto, un poco aéreo incluso, hasta llegar al coll del Verdet, donde se incorpora el sendero que viene del refugio Lluís Estasen.
A partir de aquí empieza la parte más divertida de esta ruta. Toca trepar por las rocas.

En algunos puntos hay que emplearse a fondo...

Y no sólo una vez. Son tres, los picos a los que hay que trepar para por fin, al cuarto, llegar a la cima del Pollegó Superior (2.506m de altitud).
Pensé que sería más difícil, pero siguiendo las marcas amarillas en todo momento, que me llevan por el camino más practicable, llego a esa cima sin demasiadas complicaciones.
Las vistas desde este punto son espectaculares. Un buen lugar para hacer una pausa y disfrutar de toda esta belleza.
Tras reponer fuerzas con algo de comida y deleitarme con las maravillosas vistas, toca iniciar el descenso.
Primero por las rocas, hasta la enforcadura central.
Y luego por la tartera. Tampoco aquí hay demasiada dificultad. Al contrario de la tartera del lado de saldes, que se desciende recto hacia abajo, por el lado de Gósol se desciende cortando la tartera.

El sendero corta la tartera y descender no es tan complicado...

Primero cruzo toda la enforcadura, y a partir de aquí, el sendero desciende oblicuo a la tartera.
De esta manera es mucho más fácil asegurar los pies y se evitan los resbalones.
Voy descendiendo y rodeando la montaña, hasta adentrarme en un nuevo bosque de abetos hasta llegar de regreso a Gósol.

Gósol.

Una experiencia fantástica, muy divertida y con la recompensa de unas vistas y unos paisajes impresionantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario