Presentación del blog

¡Saludos a tod@s!

Como su mismo nombre indica, este blog está destinado a recoger, paso a paso, todas mis salida, excursiones, rutas y viajes. Siempre a pié. Pequeñas escapadas, visitas a pueblos, rutas cortas, largos recorridos... Pero siempre a pie.

Mi idea es dar a conocer y compartir con todos mis lectores esos maravillosos rincones que muchos desconocemos y pasamos por alto, cuando están ahí, muy cerca de nosotros. O no tan cerca...


sábado, 14 de junio de 2014

CONGOST DE MONT-REBEI - Desde Mare de Deu de la Pertusa.

Ruta realizada el 7 de junio de 2014.
Una jornada estupenda, gozando de la incomparable belleza del Congost de Mont-rebei. Un día espléndido y muy buena compañía.
Recorrido: unos 20 km.(La ida y la vuelta la realizamos por el mismo camino).
Desnivel acumulado: unos 900 metros.

Inicio del desfiladero.

Debo advertir que, según he estado leyendo por ahí, los GPSs no tienen buena cobertura en este lugar y algunos de ellos parecen volverse locos. Por ello, todos esos datos són puramente orientativos.
Esta ruta también ha sido grabada por el equipo de TV Ripollés, para el programa "Caminant per Catalunya", un grupo de gente estupenda.
Nos encontramos en Vic a las seis de la mañana. La distancia hasta allá es larga y no queda otra que madrugar un poquito...
Ponemos rumbo hacia allá. En Balaguer tomamos dirección a Corsà, y desde allí, una pista estrecha pero asfaltada nos conduce al párking de la Mare de Deu de la Pertusa, donde iniciaremos la ruta de hoy.
Poco antes de llegar empezamos a percibir la belleza del lugar con las primeras vistas del pantano de Canelles.
Dejamos los coches en el párking, tomamos un estrecho sendero en fuerte descenso, y la primera visita es para la Ermita de la Mare de Deu de la Pertusa, que se alza desafiante, no muy lejos de allí, en la parte más alta de un risco.

Ermita de la Mare de Deu de la Pertusa.

Lo primero que me pasa por la cabeza ante la situación de esta ermita es ¿Cómo se supone que se las arreglaron para transportar las piedras y construirla en semejante lugar? Claro está que a fuerza de brazos... Impresionante.
Visitamos la ermita, desde la que tenemos estupendas vistas del pantano y los primeros acantilados, y volvemos al párking.
Allí empieza un sendero, muy bien señalizado, en dirección al desfiladero.
El sendero nos adentra en un bosque, zigzagueante, en fuerte descenso, para luego volver a alzarnos hasta zonas elevadas.
Pasamos junto al Mas de la Pardina y llegamos al refugio libre de Mas Carlets. El entorno está en proceso de restauración, pero dispone de mesas y bancos a la sombra de grandes árboles y agua. El lugar ideal para la primera parada, comer un poco y recuperar fuerzas.


Recobrando fuerzas en el Mas Carlets.

Seguimos nuestra ruta y desde aquí empieza a apreciarse la majestuosidad de las imponentes paredes rocosas, una de Aragón y la otra de Catalunya, y que encierran el pantano de Canelles.
Al poco rato encontramos unos letreros informativos.

Perfectamente indicado.

De nuestra izquierda y en descenso, sale el sendero que conduce al nuevo puente que une Cataluña con Aragón por el estrecho de Seguer, y a las pasarelas que ascienden por la pared rocosa, como una serpiente, en forma de escaleras, y que suben a Montfalcó.
Nosotros descartamos esta opción, de momento, y seguimos hacia el desfiladero.
En pocos momentos, el sendero se convierte en un espectacular camino esculpido en la roca.
Las vistas son espectaculares.
El desfiladero, con sus altas y verticales paredes de piedra, encerrando el pantano. Al fondo los Pirineos, aún con algo de nieve. Y recortándose contra ellos, en un plano medio y en lo alto de otro cerro, la torre del castillo de Xiriveta.

Preciosa vista del Congost de Mont-rebei.
Al fondo, casi imperceptible por falta de
definición de mi cáqmara, la torre
del castillo de Xiriveta.

El camino, a pesar de su apariencia, es seguro, suficientemente ancho, y no ofrece ninguna dificultad. Además, está equipado con un cable que hace de pasamanos y ofrece confianza a quienes se sientan inseguros.
Tras aproximadamente un kilómetro se inicia un descenso y el camino esculpido en las rocas de nuevo se torna sendero.
Aquí nos detenemos y hacemos un pequeño cambio de planes.
El equipo de TV Ripollés tiene que seguir hasta el final del recorrido para finalizar la grabación del programa según el guión.
A los demás se nos dan dos opciones: seguir con ellos, o retroceder, llegar al cruce de senderos y visitar el puente y las pasarelas que suben a Montfalcó.
Nos dividimos en dos grupos y yo me sumo a los que optan por las pasarelas.
Retrocedemos hasta el cruce, bajamos hasta el puente y cruzamos a tierras de Aragón.

En un extremo, Catalunya.
En el otro, Aragón.

Y yo no paso de ahí. Como tengo previsto volver el día 29 de junio y hace muchísimo calor, dejo el tema pasarelas para los más valientes. Además, el sendero hacia las pasarelas sube en fuerte pendiente, cosa que no parece ningún problema para los chicos de Ripoll, que están en una forma física increible. No hay quien los atrape. Y mi ritmo en las subidas es bastante más lento.
Por ello, vuelvo al cruce y de allí me dirijo al refugio libre, donde me reúno con José María que llegó en solitario.
Siempre hay gente con buenas ideas. Como el chico que vende refrescos en este refugio. Un par de crevezas bien frescas sientan de maravilla...
Poco a poco van llegando todos.
Joaquina, la mujer de Salva, con un golpe de calor.
Y los demás, rojos y sudorosos, como salidos del desierto.
Pero nada que no se pueda solucionar con una buena comida.
De las mochilas empiezan a salir pan, embutidos, quesos, tortilla de patatas, carne empanada, galletas, fruta, vino.... Un auténtico festín que compartimos entre todos y que nos ayuda a recobrar las fuerzas.
La parte negativa es que el agua del grifo sale muy, muy caliente. La cañería no está cubierta, y el sol hace de calentador.
Pero no podemos hacer otra cosa que llenar nuestras botellas con ella, aunque esté caliente. No puede faltarnos el agua...
De nuevo nos enfrentamos al sendero que desciende zigzagueante y que vuelve a ascender, ahora ya hasta el párking.
Pero no se acaba aquí la ruta programada. Aún queda un punto por visitar. El Monasterio de Santa María del Bellpuig de les Avellanes.

Claustro del Monasterio de Santa María del Bellpuig de les Avellanes.

Es una antigua abadía, regentada por la orden de San Agustín, en el término municipal de Os de Balaguer. En 1931 fue declarado Monumento Histórico Artístico.
Y aquí ya nos despedimos de parte del grupo. Los demás seguimos de regreso a Vic, donde ahí sí que nos despedimos del equipo de Ripoll, y cada uno regresa a su casa en su coche.

De regreso a Vic, con el sol poniente....

Una jornada increible, una compañía estupenda, un día fantástico... ¿Se puede pedir más?
Saludos y hasta la próxima!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario