Presentación del blog

¡Saludos a tod@s!

Como su mismo nombre indica, este blog está destinado a recoger, paso a paso, todas mis salida, excursiones, rutas y viajes. Siempre a pié. Pequeñas escapadas, visitas a pueblos, rutas cortas, largos recorridos... Pero siempre a pie.

Mi idea es dar a conocer y compartir con todos mis lectores esos maravillosos rincones que muchos desconocemos y pasamos por alto, cuando están ahí, muy cerca de nosotros. O no tan cerca...


sábado, 26 de abril de 2014

TAMARIU - PLATJA FONDA - FORNELLS - AIGUABLAVA - TAMARIU

Fecha de realización: 26 de abril de 2014
Recorrido: poco más de 9 km
Ruta circular, de muy fácil recorrido, perfectamente señalizada y con la recompensa de rincones de ensueño.

Llegamos a Tamariu y aparcamos el coche. Por suerte, en este tiempo los párkings aun no son de pago. En verano hay que madrugar un poco y buscarse la vida por las afueras del pueblo o... pagar!
Empezamos la ruta a las 10.
Tomamos el GR en dirección a Begur, que coincide con la carretera. En seguida salimos del núcleo urbano, pasamos por una urbanización, y por fin el asfalto se convierte en pista forestal.
Las últimas lluvias y la primavera propician un estallido
de verdor en la vegetación

Seguimos esta ancha pista en suave pendiente ascendente, rodeados de bosques, y llegamos a un cruce en el que el GR se divide.
De frente, por la pista forestal, hacia Begur. A la derecha, por un estrecho sendero, hacia Aiguablava. Tomamos dirección Begur. Luego, en el regreso, vendremos por el de la derecha.
Seguimos la pista, disfrutando del bosque y de la gran cantidad de flores que en esta época del año nos alegran la vista, hasta que más adelante ésta gira a la derecha y un pedregoso sendero asciende de frente. Nosotros de frente por el sendero. Está perfectamente señalizado con las marcas rojas y blancas de GR.
Seguimos hasta llegar a una carretera, giramos a la derecha y encontramos un cruce.
Ahora debemos tomar dirección Fornells. Tranquilos, no hay que ir hasta Fornells por la carretera.
En seguida se abre a nuestra derecha un sendero rotulado como "Camí vell de Fornells". Este es el camino correcto.
Estallido de colores con el azul del mar al fondo.

No hay pérdida. Bajamos en moderada pendiente, por un bonito sendero, directos hacia el mar. A los pocos minutos ya vemos el intenso azul del mar, las calas....
El día es radiante y el contraste de colores es espectacular.
Llegamos a Fornells y nuestra primera visita es para la Platja Fonda, para la que hay que desviarse por unas escaleras.
Maravillosa. Un paraje virgen, sin edificaciones, donde se conjugan, la arena, el agua, la vegetación y las rocas en un paraje excepcional.
Tras la correspondiente sesión de fotos, regresamos al camino y seguimos bordeando la costa por estrechos callejones, escaleras y calles de Fornells, hasta llegar al puerto.
Una piscina de agua de mar, excavada en las rocas.

Allí hacemos nuestra parada oficial para reponer fuerzas.
Hora de comer.

El agua es transparente y nos permite ver las rocas del fondo, el sol arranca mil destellos de las pequeñas olas, y el suave murmullo nos envuelve... Un lujo para los sentidos!!
Que gran sensación de paz...

Ya repuestas las fuerzas, seguimos por el GR, en dirección a Aiguablava, bordeando la costa y seguimos descubriendo preciosos rincones.
Sólo un pequeño esfuerzo más. Un pequeño tramo de empinadas escaleras, un sendero en moderado ascenso, y... el premio!!!
Aiguablava.
Una de las calas más hermosas que he visto en mi vida.
Su nombre lo dice todo. Aiguablava significa agua azul. Y nunca un nombre estuvo más acorde con la realidad.
Un color de aguas como pocos...

Su visión nos transporta a un lejano paraíso... ¿A alguna isla del Pacífico, tal vez? No. Definitivamente no hace falta viajar al otro lado del mundo para gozar de estas bellezas...
Un toque de locura no hace daño...

Le dedicamos un buen rato a admirarla desde todos sus rincones. No se merece menos.
Y...
Es en sitios tan especiales y evocadores como este, cuando me viene a la memoria la poesía de Joan Maragall...

I
Vora la mar eternament inquieta
floreix immòbil la pomera blanca,
i el presseguer vermell, que riu i brilla
prop la mar inquieta aquietadora.

II
Degué ser un dia així que el bon Jesús
caminà sobre el mar; el cel i l'aigua
serien, com avui, llisos i blaus...
I la Visió anà ràpida a l'encontre
dels encantats deixebles en la barca.

III
El cel ben serè
torna el mar més blau,
d'un blau que enamora
al migdia clar:
entre pins me'l miro...
Dues coses hi ha
que el mirar-les juntes
me fa el cor més gran:
la verdor dels pins,
la blavor del mar.


Sin palabras...

Aun embriagados por tanta belleza, debemos iniciar el regreso a Tamariu. Seguimos por el GR desde esta misma cala, hasta la carretera, en moderada pendiente ascendente y sólo hay que seguir las marcas.
Hasta que llegamos a un cruce, giramos a la derecha y seguimos unos pocos metros en fuerte pendiente ascendente, hasta la parte más alta.
Aquí tenemos la opción de visitar la cima de la Muntanya de ses Falugues, desde la que no dudo debe de haber unas vistas excepcionales... Pero a pesar de que está a sólo 10 minutos, lo dejamos para otro día. Algunos de los caminantes de hoy no están muy acostumbrados a caminar y empiezan a acusar cansancio.
Creo que esta cima seguirá ahí unos días más. Volveré otro día yo sola, para patear a mi gusto... jejeje...
Tomamos un estrecho sendero que, ahora ya en moderado descenso, atravesando bosques y parajes de gran belleza, nos conduce directamente a aquel cruce con la pista forestal que ya mencioné antes.
Ya solo queda regresar al párking y a casa.
Y hasta la próxima!!!!!!!


2 comentarios:

  1. Si duda Tamariu es uno de los lugares con más encanto de la Costa Brava... ¡Enhorabuena por el artículo!

    ResponderEliminar
  2. Si volvéis por la zona recuerda mirar nuestro blog que encontrarás actividades y buena gastronomía por la zona de Tamariu. Bonitas fotos!!

    ResponderEliminar