Presentación del blog

¡Saludos a tod@s!

Como su mismo nombre indica, este blog está destinado a recoger, paso a paso, todas mis salida, excursiones, rutas y viajes. Siempre a pié. Pequeñas escapadas, visitas a pueblos, rutas cortas, largos recorridos... Pero siempre a pie.

Mi idea es dar a conocer y compartir con todos mis lectores esos maravillosos rincones que muchos desconocemos y pasamos por alto, cuando están ahí, muy cerca de nosotros. O no tan cerca...


domingo, 7 de abril de 2013

CAMÍ DE RONDA SANT ANTONI DE CALONGE - SANT FELIU

Saludos a tod@s!

Hoy, 7 de abril de 2013, he recorrido el Camino de Ronda que va de Sant Antoni de Calonge hasta Sant Feliu de Guíxols, pasando por Platja d'Aro.
Unos 13 km, de dificultad media.
En cuanto al tiempo, siempre os he comentado que yo lo alargo mucho, pues me paro a hacer muchas fotos,  a admirar los paisajes, a hablar con gente que me encuentro por el camino... En fin, que no voy con un tiempo predeterminado. Pero se puede hacer, sin entretenerse, en poco más de 5 horas. Tened presente que, en algunos trozos, el camino está cortado por su mal estado y obliga a dar dificultosos rodeos.
Seguiremos el GR, con marcas rojas y blancas. Está muy bien señalizado.
Hoy he salido a las 8'30 de la mañana, después de asegurarme que el tiempo era bueno.
He empezado en la playa de Sant Antoni de Calonge hacia Torre Valentina.
Torre Valentina, en Sant Antoni de Calonge. Punto de salida.

El mar estaba bastante calmado y a esas horas sus diferentes tonalidades de color son un lujo para la vista.
Al poco rato de caminar, he encontrado la primera señal de camino cortado.
Ups. Primer tropiezo.

¿Qué hacer? ¿Media vuelta y volver atrás?
Una valla de obra a modo de escalera ha servido
para salvar el desnivel.

He visto que por un lado había señales de que otras personas habían pasado dando un rodeo. Y yo he seguido su ejemplo.
Esta estrecha cornisa también me ha servido
de improvisado paso.

Me encaramado por un terraplén y he rodeado la valla que me cerraba el paso. Sé que no está bien hacer eso, pero con mucho cuidado y un buen calzado, no ha sido problema.
No he tardado en averiguar la causa del corte.
Una parte del camino, que serpentea por los acantilados, se había venido abajo. Había una altura de unos 3 metros. Pero alguien había colocado una de esas vallas de obra a modo de escalera y los he podido salvar bien.
Vale la pena arriesgar un poco para no
perderse espectáculos como este.

Siguiendo adelante he encontrado el segundo corte. Y he recordado que hace tres años ya estaba cortado en este mismo punto. Creo que es una auténtica vergüenza que los ayuntamientos a los que corresponda no sean capaces de reparar esos daños. No cuesta tanto. Cuatro traviesas de madera, una escalera de madera bien hecha o una cuerda con la que agarrarse... ¡En más de tres años no ha habido tiempo de hacer nada! Una pésima imagen para el turismo...
En fin, después de las peripecias para poder llegar, por fin Platja d'Aro.
Platja d'Aro. este es el famoso
Cavall Bernat.

Una bonita población con un paseo maravilloso.
El Paseo Marítimo de Platja d'Aro.

Al llegar al final del paseo, hay que torcer a la derecha, por el lateral  del rio Ridaura, hasta la carretera, para salvar este rio y el Puerto Deportivo.
Puerto Deportivo de Platja d'Aro.
Na, cuatro barquitos....

 Luego bajamos por el otro lado y ya iniciamos el camino que nos llevará hasa Sant Feliu.
Este trayecto se divide en dos tramos completamente diferentes.
El primero es como un largo paseo de tierra, muy bien cuidado y con unos pocos escalones de desnivel.
Las vistas son preciosas. Acantilados y rincones preciosos.
Grandes pinos y algún trozo de paseo con grandes tamariscos.
Este pino parece cansado.

Y este agarándose a la vida...

Cuando se acaba este largo paseo se llega a la playa de S'Agaró.
Espectacular. Aguas poco profundas de tonalidades verde azuladas me han hecho pensar que no hace falta desplazarse al otro lado del mundo para disfrutar de estas maravillas.
Sobran las palabras para describir la belleza de
la playa de S'agaró

He cruzado toda la playa y el tramo de camino que me quedaba era muy diferente. El terreno se ha vuelto muy escarpado y, para sortear los acantilados y las numerosas entrada de agua tierra adentro no hay otro remedio que hacerlo mediante empinados tramos de escaleras que suben por un lado y bajan por el otro. Eso repetido hasta cinco veces. Un buen trote para las piernas.
Escaleras, escaleras y más escaleras. Algunas con
pinos incorporados.

Pero merece la pena.
Finalmente, una vez pasada la zona de acantilados más altos, el camino se convierte en sendero con poco desnivel y atraviesa un espacio protegido. La cala del Atmetller.
Y ya tras un recodo del camino, Sant Feliu de Guixols.
Y por fin, Sant Feliu de Guixols.

Esta ruta es muy recomendable hacerla fuera de los meses de verano, si no queremos encontrar todas las playas y calas masificadas de gente.
Claro que, si lo que nos apetece es bañarnos, lo mejor son los meses estivales.
Cada uno que elija lo que más le guste. Sea cuando sea, es preciosa.
Para volver, lo he hecho con autobús.
También se puede hacer a la inversa. Eso a gusto de cada cual.


No hay comentarios:

Publicar un comentario