Presentación del blog

¡Saludos a tod@s!

Como su mismo nombre indica, este blog está destinado a recoger, paso a paso, todas mis salida, excursiones, rutas y viajes. Siempre a pié. Pequeñas escapadas, visitas a pueblos, rutas cortas, largos recorridos... Pero siempre a pie.

Mi idea es dar a conocer y compartir con todos mis lectores esos maravillosos rincones que muchos desconocemos y pasamos por alto, cuando están ahí, muy cerca de nosotros. O no tan cerca...


sábado, 25 de junio de 2016

ESTANY DE SANT MAURICI - Salt i Estany de Ratera - Refugi i Estany d'Amitges - Estany de l'Obaga de Ratera - Mirador - Refugi Ernest Mallafré

Ruta realizada el día 25 de junio de 2016
Programa de Caminant per Catalunya.
18 km y 1.100 metros de desnivel

Estany de Sant Maurici

Esta es una ruta que el grupo Trotacamins hicimos hace más o menos un año.
Por el recorrido, las vistas y los bellísimos rincones por los que pasamos, nos pareció muy apropiada para el programa del Caminant per Catalunya.
Y hasta allí que fuimos.
Salimos el sábado a primerísima hora de la mañana (aún no estaban puestas ni las calles...) y llegamos al aparcamiento de Sant Maurici sobre las 9'30. Una buena hora para empezar la caminata.

Puente sobre el río Escrita

Los coches particulares no pueden ir más allá de ese aparcamiento. Para subir en coche más arriba, hay que alquilar alguno de los muchos taxis 4X4 que constantemente realizan el recorrido.
Dejamos los coches, cogemos mochilas y todo el equipo e iniciamos la ruta.
Justo a la salida del aparcamiento hay un cruce de caminos y tomamos el que se adentra en el bosque, por unas pasarelas de madera.
La espesura del bosque, los enormes árboles y los musgos, nos transportan a un mundo casi mágico...
Por un puente de madera atravesamos el rio Escrita, y tras recorrer 3'5 kilómetros llegamos a la moderna ermita de Sant Maurici d'Espot, con una fuente de generoso caño.

Ermita de Sant Maurici d'Espot

Y en unos 300 metros más llegamos a l'Estany de Sant Maurici.
Fascinante.

Estany de Sant Maurici.
Excepcional belleza

No hay palabras para describir tanta belleza.
Fascinantes reflejos de las montañas y los bosques de alrededor en las quietas aguas, custodiadas por Els Encantats.

La Sirenita...

Seguimos por un marcado sendero, disfrutamos de una espléndida vista de l'Estany y Els Encantats desde un mirador, y llegamos a la Cascada de Ratera.
Espectacular salto, cargado con las aguas del deshielo.

Cascada de Ratera

Tras las fotos de rigor, seguimos adelante. Ahora toca remontar todo el desnivel de la cascada, hasta llegar a l'Estany de ratera.
Un buen sitio, bajo la sombra de un gran árbol, para recobrar fuerzas con un buen almuerzo.
La ruta es larga y no podemos perder mucho tiempo.

Estanyola de Ratera

Con las pilas cargadas de energía (y con unos gramos más de grasa y colesterol en nuestra sangre), seguimos rumbo al refugio d'Amitges.
Este es el tramo más duro del recorrido.

Refugi d'Amitges

Pasamos junto a l'Estanyola de Ratera y la pista inicia un fuerte y constante ascenso, hasta el refugio.
En este refugio hacemos un alto para tomar unas merecidas cervezas, y luego nos acercamos a ver l'Estany Gran d'Amitges.
Regresamos al refugio y, antes de iniciar el descenso, vamos a ver l'Estany dels Barbs, que se encuentra a muy pocos metros del edificio.

Estany dels Barbs

Visto todo el entorno del refugio, iniciamos el regreso, pero no por la misma pista por la que hemos subido.
A los pocos metros, dejamos la pista y tomamos un sendero que sale por la derecha y que nos lleva de regreso a l'Estany de Sant Maurici pasando por l'Estany de les Obagues de Ratera.
El camino desciende en fuerte pendiente y es muy pedregoso, pero merece la pena el esfuerzo por la belleza del paisaje que se nos abre ante nuestros ojos.

Gran belleza

Descendiendo con mucho cuidado de no tropezar y bajar rodando, llegamos a la pista por la que subimos al refugio, y que nos llevaría de nuevo a l'Estany de Ratera.
En la ruta que hicimos el pasado año, regresamos al coche por esa pista, deshaciendo todo el camino por el que havíamos subido.
Pero esta vez optamos por una variante.
En lugar de la pista, tomamos un sendero en dirección al mirador.

Vista desde el mirador. L'Estany, custodiado
por Els Encantats

Desde este punto tenemos uns fenomenal visión de l'Estany de Sant Maurici.
Retomamos el sendero que, en suave descenso, nos lleva hasta el refugio de Ernest Mallafré, y en pocos metros volvemos a encontrar la pista por la que hemos venido unas horas antes.
Sólo tenemos que deshacer los tres kilómetros que nos separan del aparcamiento y llegamos de nuevo a los coches.
Una ruta sensacional, de carácter moderado por el desnivel acumulado, pero muy reconfortante por las continuas maravillas que vamos descubriendo a nuestro paso.
Las diapositivas, mucho mejor a pantalla completa.....

No hay comentarios:

Publicar un comentario